Cómo elegir un durazno durante COVID 

Más de la mitad de los trabajadores de agricultura en los Estados Unidos no tienen seguro médico. Eso puede ser un riesgo con COVID.

Arriba: Walt Stoneburner/flickr

Read in English

Cuando Laura Garcia Garduño va a trabajar para recoger duraznos temprano en la mañana, solo tiene una cosa en mente: mantenerse a salvo del COVID-19. Ella trabaja cercanamente con otros en los campos del sur de Illinois y teme que el virus se pudiera extender rápidamente si un trabajador de agricultura se enferma.   

La agricultura es una industria de $19 mil millones en Illinois y el estado produce de todo, desde soja y maíz hasta fresas y manzanas. Una gran parte de esta industria se basa en el trabajo de los inmigrantes — casi el 70 por ciento de los trabajadores de agricultura contratados en los Estados Unidos nacieron en México. 

Garduño llegó a los Estados Unidos con un amigo hace 19 años y terminó en Murphysboro, un pueblo de un poco menos de 8,000 personas cerca de la frontera con Missouri. Es actualmente en este momento un punto caliente para el COVID-19. A partir del 20 de agosto, los casos de COVID-19 han están aumentando en el sur de Illinois con casos de positividad ahora en 7.7 por ciento, en comparación con el 5.3 por ciento de Chicago.  

Más de la mitad de todos los trabajadores de agricultura no tienen seguro médico y las barreras del idioma pueden dificultar que ellos comprendan sus derechos. 

Garduño mantiene a su familia trabajando en el campo como trabajadora de agricultura recogiendo fresas, duraznos y manzanas. Es un trabajo duro y a veces, un asunto familiar. En años anteriores, su hija de 15 años ha trabajado junto a ella cosechando productos. 

La vida de los trabajadores en la agricultura puede ser difícil, dice Miguel Sarmiento, el director de Servicios de Educación para Migrantes del Consejo de Migrantes de Illinois. Su oficina está en Cobden en el sur de Illinois y ofrece ayuda bilingüe con las tareas y con el acceso a computadoras a las familias migrantes. 

“El trabajo en el campo es muy exigente. Pero alguien necesita hacer este tipo de trabajo,” dijo Sarmiento. “Esto es algo que la gente no ve: cómo llegó la comida a tu mesa.” 

Garduño y su hija le contaron a Borderless Magazine como es la vida como campesina y como la pandemia de COVID-19 ha cambiado su mundo. 


Laura Garcia Garduño con sus hijas (desde arriba a la izquierda) Evelyn Xoxotla, 6, Laura Castro, 15, y Wendy Xoxotla, 10, en su casa en Murphysboro, III. 14 de julio de 2020. Michelle Kanaar/Borderless Magazine

Laura Garcia Garduño 

Hemos estado en la transición de recoger manzanas pero estamos a punto de terminar porque acaba de empezar la temporada de recoger duraznos. Cuando recogemos duraznos seguimos el estándar que usamos para las manzanas y eliminamos las malas. 

Los recogemos y los separamos por su medida, calidad y tamaño. Llamamos a los más pequeños, “segunda calidad.” Antes de nuestro tiempo de almuerzo, recogemos los duraznos que se han caído al suelo y los arrojamos en baldes. Después de nuestro tiempo de almuerzo, los empaquetamos en cajas. Para esta parte, solo tienes una persona que te está ayudando. 

A las 4:30 p.m. barremos y nos preparamos para hacerlo todo de nuevo cuando nos necesiten de nuevo. 

Todos usamos el mismo baño en el trabajo. Solo hay dos para los 35 de nosotros, incluyendo los tres hombres que trabajan allí. Nadie ha sido infectado hasta ahora, pero me preocupa que nos vayamos a infectar con COVID. Es difícil mantenerse seguro. 

Trabajo recogiendo duraznos los lunes, miércoles y fines de semana. En mis días libres trabajo en una fábrica. He trabajado allí de vez en cuando por cinco años. 

Antes de COVID, trabajaba en la fábrica 40 horas a la semana fuera de la temporada y ganaba $8.50 por hora. Pero debido a la pandemia del coronavirus los redujeron nuestras horas. Tenemos que estar socialmente distanciados, lo que significa que nos llaman a algunos, y no a otros. 

Nos dan máscaras y desinfectante de manos en la fábrica. Ya no comemos en el comedor. Comemos afuera. Durante el tiempo, tuvimos a alguien en la recepción que nos tomaba la temperatura dos veces al día y nos dejaba entrar y salir del edificio. También hemos tenido a alguien que limpia las cosas cada 10 minutos, pero ahora esa persona también se ha ido. Comenzaron a hacer esto solo cuando la primera persona tuvo COVID en mayo, pero han dejado de hacerlo desde entonces. 

De hecho, corría el riesgo de infectarme porque lo conduje en mi auto. Él era un compañero de trabajo y dio positivo por COVID-19 la misma semana que lo lleve. Dejé el trabajo por tres días para hacer la prueba de COVID, pero salí negativa. Después descubrí que se suponía que la fabrica me pagaría por mi tiempo libre, pero no lo hicieron. Todavía no lo han hecho. 

Cuando me contrataron, nos entregaron un paquete de papeles que nos contaban nuestros derechos. Pero supongo que fue mi ignorancia que no sabía lo que estaba firmando. Todo estaba en inglés y no había nadie allí para traducir el paquete. Me lo pasaron y dijeron “firma.” Lo hice. Sigo sintiendo que es responsabilidad de la empresa pagarnos cuando tenemos que faltar al trabajo para tomar una prueba de COVID. 

Mi mayor preocupación en este momento es que alguien de mi familia se enferme de COVID. Significa que tendríamos que aislarnos por completo. 

Ahora mismo solo tenemos un poco de trabajo, pero lo tenemos de todos modos. Y cuando se trata de comida, estamos bien. También hemos tenido un poco más de tiempo para pagar nuestras facturas. Pero si tuviéramos que quedarnos en casa y no ir al trabajo debido a COVID, no tendríamos nada. 

Estar con mis hijos y mi familia es lo que me alegra en este momento. Creo que cuando trabajas y ellos van a la escuela, ya no los conoces muy bien. Ahora por las tardes generalmente salimos a caminar nuestros tres perros Taffy, Snicker y Rambo. A veces nos paramos a comer helados de chocolate. 

Una pintura hecha por Laura Castro, de 15 años, para mostrar lo que pensaba sobre el trabajo de agricultura, que fue presentada a un concurso del Programa de Educación Migrante. Castro comenzó a trabajar recogiendo fresas cuando tenía cinco años. Foto cortesía de Laura Castro

Laura Castro 

Trabajé en el campo recolectando fresas desde que tenía cinco años hasta que tenía ocho años. Hacía calor y mi mamá y yo nos quedábamos allí todo el día. Me encantaba cuando llovía porque estaba lodosa y me gustaba jugar en el lodo. Aunque suponía que estábamos trabajando, la mayoría de los niños jugaban en el lodo. 

Teníamos que levantarnos muy temprano. Todavía estaba oscuro afuera cuando nos íbamos a trabajar. Preparábamos nuestros sandwiches para el almuerzo el día anterior. A veces eran huevos con tortillas y las tortillas estaban duras cuando las comíamos al día siguiente. 

Realmente no recibimos bebidas y no tenían un lugar para beber. Si querías tomar una bebida, tendrías que dejar de trabajar e ir a buscar una. 

Cuando tenía nueve años trabajé plantando fresas en Cobden, Illinois. La primera vez que fui fue con mi mama. Con el tiempo comencé a ir con mi tia o mis primas porque ella consiguió otros trabajos. Era un tipo de cosa que hacía a veces y a veces no. Para un niño pensé que el pago estaba bien. Yo era feliz. Pero no les gustaba que los niños trabajaran allí porque no hacían el trabajo. Terminaron extendiendo sus horas para incluir las horas en que los niños estaban en la escuela para evitar que vinieran. 

Hice una pintura que se suponía mostraría lo que pensaba sobre el trabajo de agricultura y mis padres la enviaron a un concurso en el Programa de Educación Migrante. Lo que quería que la gente viera en la pintura era que siempre hacía calor. Por eso hay una mitad soleada. La otra mitad está lloviendo porque trabajamos bajo la lluvia. 

Recuerdo que estaba muy mojada. Mi ropa estaba embarrada con lodo y me sentí frustrada. Algunos días me hacía llorar porque hacía mucho calor. Si miras muy cerca en la pintura, verás a un tipo secándose el sudor. También puedes ver a la gente recogiendo fresas, como hice yo. 

También puse pequeñas banderas por todas partes. Quería que la gente supiera que la mayoría de los trabajadores no solo son mexicanos trabajando. Son más nacionalidades. No somos solo nosotros los que vinimos aquí a trabajar. La gente de otros lugares también está trabajando duro. Pero son los mexicanos los que reciben una reacción violenta por tomar trabajos de otras personas. Pero no somos solo nosotros en estos trabajos. Y si parece que hay muchos de nosotros es porque otras personas no quieren hacer ese tipo de trabajo. 

Y no soy completamente mexicano. Mi papá es hondureño pero nos dejó antes de que yo naciera. Durante la mayor parte de mi infancia me quedé con una niñera porque mi mamá tenía que trabajar. Nos recogerá muy tarde por la noche. Dormiremos y luego volveríamos con la niñera por la mañana. Realmente no conocía a mi mama muy bién cuando era más joven. Hoy en día tiene a mi padrastro y trabajan juntos y nos ayudan. 

Debido a COVID puedo ver más de ella, lo cual es agradable. Me gusta mucho la escuela, así que estaba un poco triste que haya cerrado. A mucha gente no le gusta, pero a mi si. Acabo de terminar el noveno grado. Tuve una clase en línea, una clase obligatoria de diseño de videojuegos. Fue difícil, pero hice mi propia versión de Pac Man. 

También hicieron esto en el que vas a la escuela y recibes paquetes con todo listo para nosotros. La segunda vez nos obligaron a recoger todo y no sabia que agarrar. Termine sin conseguir un mes entero de trabajo para la ciencia. No quería hacer mi tarea porque los profesores no estaban revisando los paquetes de papel ni nada sobre el internet. 

Como todo está cerrado, leo en la biblioteca de la escuela porque está ahí. Me gusta la ciencia ficción. Mi maestra me dio la serie de Mara Dyer antes de cambiar de escuela. 

Como cualquier otro niño, me levanto muy tarde y me acuesto muy tarde. Si tengo tiempo libre me gusta pintar y hacer pulseras. 

Solo he visto a uno de mis amigos desde que cerró la escuela. Su nombre es Valeria. La conocí mientras recogíamos fresas. 

Ahora mismo creo que estoy tomando todo día a día. Me he divertido mucho cocinando en casa y me gusta hacer pescado empanizado porque es fácil y sencillo. También acabo de conseguir mi primer trabajo limpiando apartamentos. Se podría decir estoy deseando que me paguen. No creo que vuelva a trabajar en los campos de fresas pronto.


This story is a part of the Solving for Chicago collaborative effort by newsrooms to cover the workers deemed “essential” during COVID-19 and how the pandemic is reshaping work and employment.

It is a project of the Local Media Foundation with support from the Google News Initiative and the Solutions Journalism Network. The 19 partners span print, digital and broadcasting and include WBEZ, WTTW, the Chicago Reader, the Chicago Defender, La Raza, Shaw Media, Block Club Chicago, Borderless Magazine, the South Side Weekly, Injustice Watch, Austin Weekly News, Wednesday Journal, Forest Park Review, Riverside Brookfield Landmark, Windy City Times, the Hyde Park Herald, Inside Publications, Loop North News and Chicago Music Guide.


Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                              Donar